¿Qué significa ser solidario?

2. La solidaridad puede entenderse de muchas formas. Puede significar dar de lo que tenemos a quienes no cuentan con la suerte de tenerlo, acompañar a quien lo necesita en un momento de dificultad o cualquier acción desinteresada que beneficie a otro. Pero más allá de eso, ser solidario implica entregar una parte de nuestro propio ser y nuestro propio corazón en pos de una causa en la que creemos, sea cual sea esta.

Lo gratificante de ser solidario es que nunca ocurre de un solo lado. Quien entrega también recibe. Recibe amor, agradecimiento, cariño, alegría; comparte risas, momentos de orgullo y quien sabe cuántas cosas más. Todo depende de la actitud que adoptemos y la disposición que tengamos de estar abiertos al mundo y las infinitas posibilidades que nos ofrece de hacer de él un lugar mejor a diario.

El amor

Debemos creer en el amor como principio fundador de todo, creer en él como creemos que el sol saldrá cada mañana y se ocultará cada tarde. El amor para es algo enmarañado que tiene tintes de fealdad y a veces resulta ser más bien incomprensible o incluso imposible. El amor es un algo que lo permea todo. A través del amor se filtra la luz en la aparente oscuridad en la que a veces nos vemos sumidos.
Y no sólo se trata del amor de pareja; se trata de todos los tipos de amor imaginables. Hablo del amor propio, el amor a los amigos, a la familia, a los animales, el amor al arte, a la literatura, a la poesía, al teatro, al cine, el amor al miedo, el amor a la felicidad y el amor a lo desconocido. También el amor al otro, a la humanidad entera. Pues sólo a través del amor consigues que las cosas signifiquen más de lo que jamás podrán significar.
Podría resultar osado decir que quien no ama o no ha amado, simplemente no ha vivido, pero el amor de hecho hace parte fundamental de nuestra constitución como seres humanos. Porque solo el amor es capaz de convertirnos en lo que verdaderamente somos y llevarnos a los lugares que verdaderamente deseamos conocer. El amor es la llave maestra a todo un abanico de posibilidades. Por él podemos elegir qué hacer y quienes ser, decidir a quiénes dejamos entrar y a quiénes dejamos de lado. Y por supuesto, en nombre del amor se cometen también muchas injusticias, crímenes, se rompen familias y se rompen corazones, pero supongo que eso también hace parte de su belleza, eso también lo hace ser lo que es.

ColombiaCrece Bogotá